1. Home
  2. El Consejo Regulador se posiciona en contra de prohibir la utilización de sulfuroso en la limpieza de barricas

El Consejo Regulador se posiciona en contra de prohibir la utilización de sulfuroso en la limpieza de barricas

PLENO DEL CONSEJO REGULADOR
 
El Consejo Regulador se posiciona en contra de prohibir la utilización de sulfuroso en la limpieza de barricas
 
Al igual que en la anterior reunión de diciembre, el Pleno del Consejo ha tratado sobre el problema que representa la prohibición por parte de la Unión Europea del uso del anhídrido sulfuroso para la desinfección de las barricas, asunto que ha provocado la consecuente preocupación por las negativas repercusiones económicas y de calidad que tendría para Rioja, ya que si en alguna denominación afecta especialmente esta cuestión es precisamente en Rioja, que con 1,2 millones de barricas, tiene uno de los mayores parques de barricas del mundo.
 
El Pleno del Consejo se ha posicionado en contra de la prohibición, postura que coincide con todas las que se han expresado desde el sector vitivinícola español en general, así como en Francia y resto de países productores. Por ello se ha decidido proponer a la Conferencia Española de Consejos Reguladores en su reunión del próximo 6 de febrero la creación de un fondo común para participar en la financiación del coste que supondría la realización de un informe técnico por parte de una consultora independiente, tal como ha solicitado la Unión Europea para poder impedir la entrada en vigor el próximo mes de mayo de la Directiva que prohibirá el uso del sulfuroso en la limpieza de las barricas.
 
La Comisión Técnica del Consejo se reunirá la próxima semana para estudiar un tema que, además del problema económico que origina buscar alternativas al uso del sulfuroso, es un problema que afecta a la calidad, ya que una limpieza defectuosa de las barricas implicaría una perdida de calidad del vino. Los representantes del sector consideran que resulta absurda la prohibición del sulfuroso en la limpieza, cuando la adición del producto está autorizada en el propio vino y se utiliza desde tiempos ancestrales para su conservación, ya que no presenta peligro para la salud.