1. Home
  2. El Consejo aprueba las Normas de Campaña para la vendimia 2010, que fijan los rendimientos máximos de producción y transformación

El Consejo aprueba las Normas de Campaña para la vendimia 2010, que fijan los rendimientos máximos de producción y transformación

• El acuerdo interprofesional para la calidad y el equilibrio en la D.O. Ca. Rioja del pasado marzo queda plasmado en estas Normas. 

• La mejora cualitativa y el mantenimiento del equilibrio son los objetivos prioritarios de la estrategia de Rioja para afrontar la actual coyuntura.

El Pleno del Consejo Regulador de la D.O. Calificada ha aprobado las "normas de campaña" para la próxima vendimia, cuya novedad más importante este año es que en ellas han quedado plasmadas las medidas relacionadas con los rendimientos máximos de producción y transformación propuestas en el acuerdo interprofesional para la calidad y el equilibrio en la Denominación, que fue adoptado el pasado mes de marzo con el apoyo ampliamente mayoritario del 75% de los representantes de las asociaciones de viticultores y bodegas.

Dicho acuerdo interprofesional forma parte de la estrategia global de Rioja para afrontar la actual coyuntura e integra un conjunto de iniciativas cuyo objetivo prioritario es la mejora cualitativa de los vinos y el mantenimiento del equilibrio que caracteriza a la Denominación, piezas claves de su desarrollo. Entre las actuaciones en marcha en las que se trabaja actualmente cabe señalar como ejemplo el estudio de parámetros objetivos y sistemas de calificación más exigentes de los vinos, la intensificación del control, con iniciativas como la implantación de contraetiquetas específicas para vinos blancos, el estudio de costes de producción, el estudio para la implantación de contratos-tipo homologados compatibles con la normativa comunitaria, el establecimiento de fórmulas de equilibrio consensuadas para su aplicación automática, o la revisión del Plan Estratégico de Rioja 2005-2020. 

Dentro de las competencias que el actual reglamento de la Denominación atribuye al Consejo Regulador, y tras la reciente modificación llevada a cabo por el MARM el pasado 31 de julio, las Normas de Campaña aprobadas por el Pleno fijan el rendimiento del viñedo para esta próxima vendimia 2010 en un máximo autorizado de 5.850 kgs. por hectárea en uva tinta (un 10% menos que en la pasada campaña), mientras que para uva blanca el rendimiento máximo se mantiene en 9.000 kgs. por hectárea. Igualmente, el máximo de vino amparado en la transformación uva-vino se sitúa en 69 litros por cada 100 kilogramos de uva para las variedades tintas y 70 litros si se trata de variedades blancas. 

Estas medidas de contención en los rendimientos de producción y transformación redundarán en la mejora de la calidad de los vinos elaborados, que ha venido siendo un objetivo prioritario de la estrategia de Rioja para seguir marcando las diferencias cualitativas con la competencia, algo que le ha permitido alcanzar el liderazgo en cuanto a la preferencia de los consumidores, tanto en el mercado español como internacional.   Además, las medidas contribuirán a mantener el marco de equilibrio que se ha convertido durante los últimos años en pilar clave para un desarrollo estable y sostenido de la D.O. Calificada Rioja. Son los objetivos fundamentales que se han planteado los viticultores y bodegueros riojanos al adoptar unas medidas que, dentro del marco de libre competencia que exige el mercado, tratan de conjugar los diferentes intereses de productores y comercializadores, exigiendo esfuerzo a ambas partes con el único fin de superar la actual coyuntura de la mejor forma posible para todos y procurando garantizar a futuro la rentabilidad tanto de las explotaciones vitícolas como de las bodegas.   

Stock cualitativo antes del 10 de septiembre 

Conforme al acuerdo del Pleno del Consejo Regulador de 8 de marzo de 2010, cada viticultor y elaborador podrán decidir voluntariamente y de mutuo acuerdo, la constitución de un "stock cualitativo" mediante la entrega de hasta 650 kgs./ha. de uva tinta por encima del rendimiento máximo amparable. Para acceder a la constitución de este "stock cualitativo" el viticultor deberá presentar al Consejo antes del 10 de septiembre, y en cualquier caso antes de empezar la vendimia, la correspondiente declaración suscrita por ambas partes. El vino obtenido de estas uvas deberá permanecer en bodega hasta que el Consejo Regulador determine mediante un cálculo objetivo si resulta amparado en todo o en parte, o debe ser destinado a destilación, en función de la evolución de las ventas y su relación con las existencias.   Independientemente del rendimiento máximo amparable de 5.850 kgs./ha. y de la constitución o no del "stock cualitativo" por parte del viticultor, para esta vendimia 2010 se entenderá justificada la entrega en bodega de hasta 650 kgs. de uva por hectárea para las variedades tintas y hasta 900 kgs. de uva por hectárea para las variedades blancas en atención a las condiciones climatológicas que pudieran incidir al final del ciclo vegetativo del viñedo, bien entendido que en ningún caso podrán resultar amparados por la Denominación los vinos obtenidos de estas uvas.   

Normas de Campaña para la vendimia 2010 en Rioja 

El control más riguroso.- Las Normas de Campaña establecen el riguroso sistema de control aplicado para garantizar el origen y calidad de los vinos producidos en la Denominación, en cumplimiento de lo señalado por el artículo 26 de la Ley 24/2003 de la Viña y del Vino, que encomienda al Consejo Regulador fijar los rendimientos máximos de producción y transformación, la autorización de la forma y condiciones de riego, así como proponer los controles a los que deben someterse los inscritos para el cumplimiento de las medidas establecidas.   Las actuaciones del Consejo Regulador durante la vendimia son claves dentro del sistema de garantías de calidad y origen que Rioja ofrece a los consumidores, sin duda el más reconocido de todas las Denominaciones. Las normas aprobadas ahora por el Consejo mantienen el alto nivel de control alcanzado en las últimas campañas, en las que se han venido incrementando los recursos humanos y económicos destinados a este fin y se han adoptado medidas más restrictivas, como la descalificación de las producciones de viñedos afectados por incumplimiento de la normativa. 

Para poder elaborar o vender uva con derecho al uso de la Denominación de Origen Calificada Rioja, los más de 18.000 titulares de viñedos actualmente existentes en Rioja deben poseer el correspondiente documento acreditativo, denominado "tarjeta de viticultor", una tarjeta magnética dotada con un chip de memoria en la que figuran la superficie de viñedo inscrito y el rendimiento máximo en Kgs. de uva amparable que autoriza el Consejo Regulador para la campaña. Esta tarjeta permite mediante un terminal conectado al Consejo gestionar el proceso de entrega de uva en las bodegas y disponer de una información continua e inmediata de la producción y rendimientos de cada viticultor y de la elaboración de cada bodega. 

Entre las medidas de control tradicionales, cabe destacar la obligatoriedad de pesar previamente a su entrada en bodega todas las uvas producidas, "pesaje" que permite garantizar el volumen real de cosecha obtenido en la Denominación, ya que debe realizarse en presencia de los "auxiliares de vendimia" que el Consejo Regulador contrata expresamente para controlar cada una de las básculas ubicadas en los centros de elaboración y verificar la calidad de las uvas. Además, los Servicios de Inspección del Consejo controlan los traslados de uvas y vigilan las zonas limítrofes de la Denominación, ya que no está permitido introducir en las bodegas de Rioja uvas de viñedos no inscritos en la denominación.   Respecto a las normas que afectan a las bodegas, cabe señalar que toda bodega que desee elaborar vino tiene que comunicarlo al Consejo Regulador con antelación, indicando la fecha de inicio de recogida de uvas, así como los puntos o lugares donde ésta se efectúe e incluso el horario de recepción, ya que toda la uva debe pesarse en presencia del vigilante del Consejo. Una vez finalizada la vendimia, las firmas comerciales elaboradoras remitirán al Consejo Regulador, además de la declaración de cosecha, la relación nominal de los vendedores y datos de cosecha.