Cosecha 1992

Las abundantes lluvias otoñales y la ausencia de heladas tempranas dejaron una buena predisposición de producción para la cosecha 1.992. El invierno fue uno de los más secos del siglo. La primavera fue excelente en cuanto a precipitaciones y a temperaturas, originando una brotación muy buena. El mes de Septiembre transcurrió con temperaturas altas y precipitaciones normales, lo que originó una evolución extraordinaria del viñedo.

La vendimia comenzó el 14 de Septiembre con graduaciones entre 12,5º – 13,5º y entrando las uvas en perfecto estado sanitario en bodega. Las precipitaciones iniciadas el 27.09.92 caracterizaron la vendimia de la cosecha 1.992, con el mes de Octubre más lluvioso de los últimos 48 años, que marcó dos fases de vendimia claramente diferenciadas en calidad.

Los vinos de esta cosecha presentaron un amplio abanico de calidades como resultado de una vendimia que se presentaba excelente y que finalizó con una climatología adversa. Así, mientras las uvas recogidas en días lluviosos dieron vinos muy problemáticos y de escasa entidad, los vinos procedentes de la primera fase de la vendimia resultaron de extraordinaria calidad y con grandes aptitudes para el envejecimiento, por lo que cabe esperar que las bodegas ofrecerán grandes vinos de esta añada una vez criados.

Sus características organolépticas parecen asegurar una buena evolución en botella, que confirma las expectativas generadas en el momento de la calificación inicial de la cosecha para vinos criados.

Calificación final: BUENA

Vino calificado: 148.129.915 litros
Tinto: 108,9 millones de litros
Blanco: 16,9 millones de litros
Rosado: 22,2 millones de litros